martes, 6 de diciembre de 2016

Tarta de Asturcilla.




¡La mejor manera de terminar una comida o tomarse un café a media tarde!

Asturcilla es una crema de avellana muy sana hecha con productos ecológicos  y de Comercio Justo que ya se comercializa en muchos establecimientos de Asturias. Lo produce una cooperativa de gente joven asentada en el concejo de Cabranes. Merece la pena que echéis un vistazo, os dejo el enlace.




Yo hice una mini-tarta, dos raciones y las cantidades que os pongo son para este tamaño pero si la queréis hacer más grande aumentar las cantidades.

Para la galleta del fondo necesité 6 galletas y 30 gramos de mantequilla.

Necesitamos Asturcilla y queso crema a partes iguales, 120 g de cada.

Una pequeña cantidad de leche, 4 ó 5 cucharadas.

Una hoja de gelatina.

Ponemos a hidratar la hoja de gelatina en agua fría.

Trituramos las galletas y mezclamos con la mantequilla a temperatura ambiente.

Ponemos sobre un papel de horno un aro de emplatar y vamos colocando la mezcla de galleta y mantequilla presionando e igualando hasta hacer una base uniforme. Lo metemos en la nevera para que se endurezca.

Mezclamos el queso crema con la Asturcilla haciendo una masa uniforme. 

Calentamos la leche en el microondas  y disolvemos en ella la gelatina.

Agregamos a la mezcla de queso y Arturcilla.

Ponemos sobre la galleta y dejamos en la nevera unas horas o mejor para el día siguiente.

Para desmoldar pasamos un cuchillo alrededor del aro y emplatamos.





                                                        Adornamos y…¡a disfrutar!


 

martes, 29 de noviembre de 2016

Bocadillo de pollo y champiñones.





¡Un buen bocadillo para una cena rápida pero sin que falte una pizca de sabor!

En este caso lo he hecho con pollo pero se puede usar ternera, lomo de cerdo, lacón asado… incluso restos de pollo asado.





Necesitamos para cada bocadillo:
Un filete de pechuga de pollo, cortado en tiras.
4 0 5 champiñones.
Cebolla, ajo, pimienta negra, salsa de soja, sal y aceite.
Pan de molde, dos tostadas.

Pelamos la cebolla y la sofreímos a fuego suave en un poco de aceite hasta que esté tierna y dorada.

La sacamos a un plato y reservamos.

En la misma sartén freímos unos dientes de ajo picados; añadimos los champiñones y los cocinamos a fuego fuerte hasta que estén hechos.

Agredamos el pollo, adobado con sal (no pongáis mucha porque la salsa de soja es salada) y pimienta negra y freímos hasta que estén dorados.

Volvemos a poner la cebolla y una cucharada de salsa de soja, mezclamos bien. 

Tostamos el pan y montamos el bocadillo.