domingo, 22 de enero de 2017

Coles de Bruselas con dátiles.





Las coles de Bruselas no son un producto de consumo frecuente en mi casa, aunque puede que esto empiece a cambiar a partir de ahora. 

Tengo que deciros que a mí me costó encontrarlas en el supermercado (tuve que recorrer varios). 

Esta receta tiene una combinación de sabores muy agradable. Puede ser una guarnición o un primer plato dependiendo de las cantidades.







Necesitamos:
Coles de Bruselas, para guarnición yo puse 8 por persona (no sobró ninguna); para primer plato calculad una docena por persona aunque eso depende de cada uno.
Dátiles,para la guarnición pesaban 70 g sin hueso.
Salsa de soja, dos cucharadas.
Una cebolla mediana.
Aceite virgen extra y sal.
Empezamos poniendo agua a hervir con sal; quitamos, si hace falta, alguna hoja exterior y lavamos las coles. Cuando hierva el agua las añadimos y dejamos cocer hasta que estén tiernas. Yo saqué la más grande y la pinché con un palillo para comprobar que estaba cocida.

Mientras picamos la cebolla, con el corte que os guste, yo lo hice en juliana y la ponemos en una sartén con dos cucharadas de aceite virgen hasta que empieza a ablandar. En ese momento agregamos los dátiles sin la pepita y partidos en trozos pequeños y la salsa de soja; dejamos un par de minutos y añadimos las coles.

Revolvemos con cuidado para que todo se mezcle y las coles cojan el sabor del sofrito.


¡y listo!

Con esta receta participo en el Reto "color y sabor de temporada".

Esta receta la vi en este blog “maduixetesdebosc”, yo la modifiqué un poco.

miércoles, 18 de enero de 2017

Sopa de arroz con langostinos.




Hace frío, mucho frío así que empezar la comida con un sabroso y nutritivo plato de sopa es un gran placer.

Podéis convertir fácilmente esta sopa en un plato único añadiendo unos 100g de merluza o de mejillones (peso sin cáscara) por ración.
Tal como está es un fantástico primer plato.
Necesitamos para el caldo de pescado: la cabeza y la espina de una merluza, las cabezas y los caparazones de los langostinos y media cebolla.
Además necesitamos por ración: unos 40 g de arroz, la carne de entre 4 ó 6 langostinos. 
½ cebolla, una cucharadita de pimentón, sal y aceite de oliva virgen extra.
Empezamos haciendo el caldo: en una pota ponemos 2 cucharadas de aceite y sofreímos las cabezas y caparazones de los langostinos para que se tuesten un poco, añadimos la cabeza, la espina y la ½ cebolla y cubrimos con agua. Salamos y dejamos cocer despacio entre 15 y 20 minutos, no hace falta más. Apagamos y colamos.

Ponemos otras dos cucharadas de aceite en una cazuela y sofreímos despacio la otra media cebolla partida en trocitos pequeños; cuando esté blanda y transparente añadimos el arroz y el pimentón, damos unas vueltas y ponemos el caldo caliente. Dejamos cocer unos 15 minutos y agregamos los langostinos partidos del tamaño adecuado para una sopa. Dejamos cocer un par de minutos y apagamos.
 
Sí vais a poner la merluza hacerlo a la vez que los langostinos, partida en trozo pequeños y sin piel ni espinas.
Sí no os gusta el pimentón no lo pongáis, sustituirlo por unas hebras de azafrán tostadas.
Sí tenéis arroz blanco cocido que os haya sobrado de otro plato podéis reciclarlo añadiéndolo al caldo hirviendo y dejándolo calentarse bien.


¡lista para comer!


miércoles, 4 de enero de 2017

Zurrucutuna (sopa de pan con bacalao).





Una sopa tradicional muy nutritiva y completa.  Puedo deciros que un plato de esta sopa calentita, para la cena, un día de invierno te “resucita” el cuerpo y el alma. 

A mí me gusta con un puntito picante así que pongo una pizca de pimentón picante.


INGREDIENTES:
100g de bacalao desalado y desmigado, pueden ser trozos pequeños que son más económicos. Hay que lavarlo bajo el grifo y dejarlo en un bol con agua fría en le nevera unas 12 horas.

Unas rebanadas de pan de hogaza del día anterior, ligeramente tostadas en el horno o en la plancha para que estén bien secas.

Unos dientes de ajo.

2 huevos.
Aceite, sal, pimentón dulce y ½ guindilla o una pizca de pimentón picante (opcional).

Para comenzar pelamos y laminamos los dientes de ajo. En una cazuela con aceite de oliva, freímos el ajo y la guindilla troceada (si la ponemos)

Incorporamos el bacalao desmigado y lo rehogamos.

Añadimos el pan tostado y troceado y una cucharadita de pimentón;  mezclamos bien, para que el pan se impregne de aceite y se fría el pimentón.

Cubrimos con agua y cocinamos a fuego lento durante unos 20 ó 25 minutos.

Pasado este tiempo, incorporamos los huevos ligeramente batidos y damos unas vueltas rápidas para que se cuaje en “hilos finos” no en trozos grandes.

Servimos.



lunes, 2 de enero de 2017

Coliflor al horno.



                                              Un estupendo acompañamiento. 


Necesitamos para dos personas:
1/2 coliflor, 3 ó 4 dientes de ajo,  2 cucharadas de aceite de oliva, virgen extra, el zumo de ½ limón,  sal, pimienta negra recién  molida, perejil, 6 nueces y 1 granada. 

Empezamos separando los ramitos de coliflor y dejándolos todos de un tamaño aproximado; la lavamos bien sobre todo si podéis usarla de cultivo ecológico ya que es más fácil que traiga “algún inquilino, tipo pequeño caracol”.

Ponemos agua a hervir con sal y la cocemos durante unos minutos, 4 ó 5 solo queremos que se haga un poco, se terminará en el horno. Os podéis saltar este paso y cocinarla directamente en el horno alargando el tiempo.

Calentamos el horno a 180ºC.

Ponemos la coliflor escurrida en una fuente de horno.
Picamos los dientes de ajo picados menudos, los freímos ligeramente en el aceite y bañamos por encima la coliflor. Ponemos el zumo de limón y la pimienta.
Removemos y ¡al horno!

Después de unos 10 minutos añadimos las nueces troceadas y cocinamos un poco más hasta que la coliflor esté blanda y dorada.

Sacamos del horno y adornamos con la granada y el perejil.


Para hacer esta receta me inspiré en una  del blog “La danza de los fogones”, con coles de Bruselas.