martes, 25 de febrero de 2014

Tosta de champiñones y tomates.




Necesitamos para una tosta grande: cuatro champiñones, un tomate y  pan de hogaza.
Además aceite, ajo, sal, pimienta y orégano.
 
Empezamos cortando el  pie y limpiando bien los champiñones, sin mojarlos. 

Después los partimos no muy pequeños, en cuatro o seis trozos.

Picamos dos dientes de ajo. 

Mezclamos el ajo, los champiñones, un chorrito de aceite, sal, orégano y pimienta negra y lo ponemos en una fuente de horno.


Partimos el tomate en rodajas y las ponemos encima.
Al horno, 180º, hasta que veamos que está hecho, unos 10 minutos.


Aprovechamos para ir tostando el pan.

Y montamos las tostas.
Están muy ricas, un poco picantitas, por la pimienta negra.





lunes, 24 de febrero de 2014

Ensalada templada de bacalao.



La receta es del blog “Las recetas de mamá”, y yo sólo la he modificado un poco; bueno no solo he hecho eso, también la he disfrutado.

Cocemos las patatas en lonchas como de un centímetro.
Hacemos el romanesco al vapor. Y ésta es mi aportación a la receta, la que vi no lo ponía. Ahora hay mucho brócoli y mucho romanesco en la huerta de Nora así que…

Se ven las patatas un poco secas; es lo que tiene madrugar para adelantar la preparación de la comida. Después con el aceite quedaron bien, creo.

Desalamos el bacalao, agua fría en la nevera; dependiendo del grosor tardará más o menos. Yo usé trocitos pequeños de esos que venden para croquetas y que es mucho más barato.
Lo ponemos en agua fría en una cazuela y cuando empiece a hervir contamos 1 minuto y lo quitamos. No necesita más.


Partimos una o dos cebollas en aros y la freímos, despacio, con poco aceite.


Montamos el plato:
Ponemos una capa de patatas cocidas y de romanesco. Encima el bacalao desmigado en lascas. Chorrito de aceite. Y para terminar la cebolla frita, calentita. 
En casa hubo quien añadió vinagre de Módena en su plato; a mí me parece que no queda bien, pero para gustos.


Y de postre:


















En fin probad, y ya me contaréis.

domingo, 16 de febrero de 2014

Lentejas guisadas con chorizo.


¡Hola! ¡Hoooolaaaaa! ¿hay alguien ahí? Si recibes este mensaje haz una señal, porfa. Tengo la sensación de que estoy hablando sola, que también lo hago, pero, bueno a veces un poco de conversación está muy bien.
Cuando empecé este blog, hace un año, no tenía muy clara la necesidad de que te leyeran, vieran tus fotos… era más una recopilación de recetas hechas en casa para los de casa, pero ahora que veo muchos blog y las relaciones que tenéis pues me han entrado ganas de charlilla.

Vamos al tema. Hoy lentejas (de León y ecológicas) ricas y sabrosas pero las lentejas de toda la vida.


Yo empiezo sofriendo un puerro o una cebolla, en trozos, unos dientes de ajo, zanahoria, pimiento rojo o verde (hoy pimiento no porque no tenía, un fallo) y una hoja de laurel. No pongo patatas.


Después añado las lentejas, lavaditas y sin pieles sueltas ni piedritas, que a veces las ecológicas traen. Cubro con agua y voy añadiendo más a medida que necesitan.



Ahora el tema chorizo: lo o los parto en rodajas y los frio un poco, después los añado al potaje.
Ventajas de hacerlo así: sueltan grasa en la sartén que ya no acaba en la pota; se puede añadir a última hora y antes  sacar un platito para los que no quieren chorizo o para los niños pequeños.
Hoy he puesto un chorizo especial, de cerdo asturcelta, una raza que empieza a recuperarse en Asturias.

Cocer despacito, todo lleva su tiempo; mientras, haz como yo, y empieza a escribir la entrada en tu blog.
¡Os dejo, voy a ver como van, no sea que se peguen!


En fin, probad y ya me contaréis.




sábado, 15 de febrero de 2014

Tubos de calabacín.





¿Os acordáis de aquella canción que decía algo así como: “hoy quiero confesar…”. Pues eso voy a hacer yo ahora mismo, confesar.

Confesar que yo quería hacer unos “vasitos”, unos “cubiletes”, que he visto en varios blog, de distintas cosas (patata, zanahoria, calabacín…) me puse a vaciar "un poquito" y cuando me di cuenta ya había taladrado todo el pedazo de calabacín.

Así que me dije a mi misma: “mira, en realidad, unos tubos de calabacín también están muy bien, son originales, poco vistos…” en fin, de la necesidad hice virtud.

Aquí están mis: Tubos de Calabacín. 

Partí el calabacín en trozos de unos 7 u 8 cm.
 Con el pelador les hice unos recortes, para que quedasen más bonitos.

Después los herví en agua salada durante unos 8 ó 10 minutos y los puse en una rejilla para que escurrieran bien.
Mientras, fui haciendo el relleno. Hice un sofrito con cebolla, pimiento verde, ajo, el calabacín que saqué al vaciar, langostinos picados y unos pimientos rojos asados de bote.

Y cuando llegué al pimiento se me ocurrió que podía poner 1/2 en el fondo del tubo para, por fin, conseguir mis ansiados vasitos.



Y aquí están.

Sólo nos queda rellenar, meter al horno unos minutos, para que todo esté bien calentito y adornar con un langostino entero.




Rico, ligero, sabroso.

Como os contaba esta idea se repite en varios blog

En fin, probad y ya me contaréis.