lunes, 31 de marzo de 2014

Ensalada de patatas y pimiento




Puede ser un aperitivo, si es una pequeña ración o un entrante en una comida o una guarnición para un plato.

Necesitamos: pimientos asados, medallones de patata cocida, aceite de oliva virgen extra y sal. 




Para asar los pimientos empezamos lavándolos y secándolos muy bien. Los embadurnamos con  un poco de aceite y los ponemos en el horno caliente, a 180º hasta que estén asados. 
Los pelamos, sin quemarnos, quitamos todas las pepitas, partimos en tiras y los dejamos en el caldito que han soltado al asarlos.



Podemos hacer esta receta con pimientos en conserva, en ese caso es necesario partirlos en tiras y pasarlos por la sartén, con muy poco aceite. 
Yo prefiero los pimientos frescos; no es demasiado trabajo asarlos y el sabor es diferente y, para mi gusto, mejor. 


Vamos cociendo las patatas, cortadas en medallones gruesos. Cuando están  (pinchamos para comprobar) las escurrimos y dejamos templar.
Este paso parece muy fácil y tiene su dificultad. Hay que cocer la patata en su punto justo sin que se deshaga y sin que quede dura. El tiempo dependerá, entre otras cosas, del tipo de patata.

Para montar el plato ponemos una base de patata, con una o dos rodajas y encima las tiras de pimiento asado, unas piedritas de sal y chorro de aceite.
 





A este plato se le pueden añadir, por ejemplo, unas anchoas, que van muy bien con la patata y el pimiento o unas aceitunas negras, o cebolla caramelizada… todo depende de nuestro gusto.

 
En fin, probad y ya me contaréis.