miércoles, 29 de octubre de 2014

Tomates con queso y anchoas.






Es esta una mezcla de sabores muy clásica, muy tradicional, de muchas ensaladas, de muchas pizzas…y hoy de este aperitivo.

Estos tomates no son cherrys, son un poco más grandes pero poco más.



Pincelamos una fuente de horno con aceite de oliva.

Quitamos a los tomates un disco, por donde están unidos a la planta.




Los ponemos en la fuente, aliñamos con sal y orégano.







Encima un trocito de queso, de rulo de cabra y encima media anchoa en aceite de oliva.

Ponemos el horno a 180º y metemos los tomates unos 3 ó 4 minutos, para este tamaño; si se usan cherrys con 2 ó 3 minutos será suficiente; también se puede hacer con ½ tomates grandes y tendremos, lógicamente, que aumentar el tiempo de horno.
 



 Un buen entrante o aperitivo.

 



 

sábado, 25 de octubre de 2014

Milhojas de calabaza y pollo con salsa de soja.



                       










Empieza la temporada de la calabaza (dios, casi no hemos terminado con los calabacines y tenemos otra “invasión” en la huerta) y me pregunto ¿qué hago con ellas?

No soy ninguna experta en recetas de calabaza, mejor dicho, no soy experta en ningún tipo de recetas (guardadme el secreto, no se lo digáis a nadie) pero… haré lo que pueda.




Empezamos partiendo la calabaza en rodajas de 1 cm más o menos con cuidado porque la piel es muy dura. Pelamos y despepitamos.
 




Pelamos unas patatas y también las partimos en lonchas. Las ponemos en una fuente de horno salpimentadas y con un poco de aceite.
 




Colocamos encima la calabaza dejando un hueco en el centro.
 


Llenamos el hueco con cebolla pochada, pero no demasiado hecha ya que todavía tiene que ir al horno.


Tapamos con otra loncha de patata y metemos al horno caliente a 180º unos 30 minutos.
 

  


Aprovechamos para ir cocinando el pollo.

Necesitamos unos filetes de pechuga. Los partimos en tiras.



Freímos pimiento verde. Cuando está añadimos las tiritas de pollo y, a fuego fuerte, freímos.

Añadimos un chorro de salsa de soja. Lo revolvemos bien para que todo se impregne.


¡Cuidado! La salsa de soja aporta mucha sal; conviene no salar el pollo antes para que no sea excesivo.
 

 



La idea para el milhojas la saqué de otro blog, pero no apunté cual y ahora no puedo ponerlo; lo siento, porque no me gusta hacer recetas basadas en otras sin poner la referencia. 
Si alguien "reconoce" la receta estaré encantada de poner su procedencia.