viernes, 29 de abril de 2016

Avellanas de Asturcilla (crema de cacao).



Unas galletitas que se comen de un solo bocado y elaboradas con un producto de alta calidad: Asturcilla.

 


Asturcilla es una crema de avellanas y cacao que elabora la cooperativa Kikiricoop, de Cabranes (Asturias) con productos o de la zona (avellanas y leche) o de Comercio Justo (panela y cacao ecológicos) y con aceite ecológico producido en Burgos.  


Necesitamos:
200g de Asturcilla.
180g de harina.
Un huevo mediano.
Una cucharilla de levadura.

En un bol mezclamos Asturcilla con un huevo entero, añadimos la harina tamizada y mezclada con la levadura.

Hacemos bolitas y las ponemos en el horno caliente, a 180º durante unos 10 minutos.

¡Y listo!  No puede ser más fácil ni más rico. ¡A disfrutar!



miércoles, 20 de abril de 2016

Pastelillos de acelgas.





Cuando leí  que había que hacer un plato con acelgas lo primero  que pensé fue en hacer croquetas: ¿a quién no le gustan las croquetas? Pero después me acorde de un aperitivo que hice para el día de Reyes hace un par de años, que resultó muy bien. Así que mezcle las dos ideas y…aquí están estos pastelillos.
Hice dos tamaños: para el aperitivo en moldes de mini magdalenas y más grandes para segundo plato.

Necesitamos:
Media cebolla, partida muy menuda.
Una zanahoria, cocida al dente, en trocitos.
Un manojo de acelgas, hervidas en agua con sal.
Un poco de jamón serrano.
Harina y leche para la bechamel.
Un paquete de obleas.
Aceite y sal.

En una sartén con un poco de aceite freímos la cebolla hasta que empiece a estar trasparente. Añadimos la harina y freímos; vamos añadiendo la leche y removiendo para que no se hagan grumos. Agregamos la zanahoria, las acelgas bien escurridas y el jamón.

Cocemos hasta que espese; no es necesario dejarlo tan espeso como para las croquetas de freír. 

Usamos un aro o un vaso para recortar las obleas un poco todo alrededor, ya que son demasiado grandes para los moldes de mini-magdalenas y las rellenamos con la masa. Con este tamaño quedan muy apropiadas para el aperitivo, ya que se comen de dos bocados.

Las ponemos en el horno unos 10 minutos a 170/180º.

Si las quieres hacer más grandes, no recortes las obleas, ponlas en moldes y rellena. Quedan geniales como segundo plato ¡y te ahorras las calorías de la fritura!




sábado, 9 de abril de 2016

Fresa y chocolate.







Necesitamos:
250g de yogur natural.
300g de fresas.
80g de zumo de naranja (una naranja aprox).
40g de azúcar blanco.
4 hojas de gelatina.
Planchas de bizcocho.


Para el adorno:
2 fresas.
100g de chocolate negro.
10g de manteca de cacao.

Empezamos lavando las fresas, quitamos el rabito, separamos dos para adornar y las demás las trituramos.

Ponemos a hidratar las hojas de gelatinas, las escurrimos bien y las añadimos al zumo de naranja que habremos calentado un poco en el microondas para que se disuelvan bien.

Juntamos el yogur, el batido de fresas, el azúcar y el zumo con la gelatina disuelta. Dejamos en la nevera unos 30 minutos.

Con un aro de emplatar cortamos círculos o cuadrados de bizcocho, dos por cada pastel.

Ponemos el aro sobre un plato, en el fondo ponemos un disco de bizcocho y una capa del preparado, que ya habrá empezado a cuajar, cubrimos con otro disco.

Metemos en la nevera y dejamos unas horas o mejor de un día para otro.

Para el adorno: deshacemos al baño María el chocolate con la manteca de cacao. Pinchamos las fresas reservadas en un palillo y las cubrimos parcialmente con el chocolate.

Cubrimos de forma irregular los pasteles con chocolate y adornamos con las fresa.





viernes, 8 de abril de 2016

Empanadillas con cebolla caramelizada, queso y pasas.




Esta es una de esas recetas que nos pueden solucionar un imprevisto. Si tenemos en la nevera unas obleas y un bote de cebolla podemos  improvisar una tapa o un segundo plato.

Necesitamos:
Cebolla caramelizada.
50g de queso de cabra.
Uvas pasas, dos por empanadilla.
Un paquete de obleas de empanadilla.
Un huevo.

Para hacer la cebolla os dejo este enlace; es fácil de hacer, muy económica, muy versátil y muy rica.

Ponemos cebolla en una mitad de la oblea, en el centro el queso y a los lados las uvas (las hidraté en una taza de agua).

Las cerramos y las pintamos con huevo batido.

Horneamos hasta que estén doradas.