jueves, 30 de junio de 2016

Salmorejo de fresas y piquillos.







¡Un auténtico placer para los sentidos!

El color, el sabor, la textura, el perfume de las fresas, la temperatura, fresquito, todo contribuye a hacer de este salmorejo un gran plato, un plato diez.

En Asturias no existe la tradición de tomar gazpachos o salmorejos, seguramente porque el calor no suele visitarnos mucho, pero para tomarte un vasito de este salmorejo como aperitivo no hace falta justificación, solamente ganas de disfrutar.

Necesitamos:

300 gr de fresas, 70 gr de pimientos del piquillo (de bote), un diente de ajo, cebolleta, jamón serrano, aceite, sal, pimienta, pimentón.


Picamos un diente de ajo y lo doramos en una sartén con un poco de aceite; agregamos los pimientos del piquillo con una pizca de sal, de pimienta y de pimentón.

Lavamos las fresas, las ponemos en el vaso de la batidora (reservamos dos para la guarnición) con el sofrito de pimientos y trituramos con un chorrito de agua y otro de vinagre.

Probamos de sal y de vinagre hasta que esté a nuestro gusto.

Lo dejamos en la nevera para que esté fresquito.




Preparamos el acompañamiento picando un trozo de cebolleta, las fresas y una loncha de jamón.

Servimos con unas gotas de aceite y la guarnición

¡El placer está servido!


domingo, 26 de junio de 2016

Ensalada de garbanzos y quinoa con vinagreta de mostaza.





Una ensalada de garbanzos para seguir comiendo legumbres aunque el calor ya esté aquí.
Si además incorporamos quinua, con todo su potencial, quedará completo y perfecto para ser un plato único.

Necesitamos:
Garbanzos, unos 80 gr por persona.
Quinoa, 30 gr por persona.
1/2 cebolleta, ½ pimiento rojo, aceitunas verdes, 1 cucharilla de mostaza, aceite OVE, vinagre y unas hojas de menta.

Ponemos los garbanzos a remojo la noche anterior y por la mañana los cocemos, con un trozo de cebolla y una zanahoria, hasta que estén tiernos. Dejamos enfriar.

Lavamos muy bien la quinoa en un colador debajo del grifo, durante unos dos minutos. Este paso es importante.

La ponemos a cocer con el doble de agua durante unos 18 minutos. Es un proceso similar a cocer arroz. Dejamos enfriar.

Picamos la cebolleta y el pimiento en trocitos pequeños.

Partimos las aceitunas en cuatro trozos.

En un bol ponemos el aceite, el vinagre, la sal (3 partes de aceite por una de vinagre), añadimos una cucharilla de mostaza y batimos. Probamos y agregamos lo que falte para dejarla a nuestro gusto.

Mezclamos todos los ingredientes, revolvemos y dejamos reposar para que coja bien todos los sabores.

Emplatamos y picamos unas hojas de menta fresca (o perejil).


Así queda una ensalada muy buena pero podéis añadir cualquier otro ingrediente que os apetezca: huevo cocido, bonito en conserva, taquitos de jamón de york, anchoas…


miércoles, 22 de junio de 2016

Queso relleno de frambuesa.





Necesitamos:
200 g de frambuesas.
3 hojas de gelatina.
1 cucharada de azúcar moreno.
6 quesitos frescos pequeños.
Chocolate de cobertura (opcional).


Es muy sencillo de hacer.

Ponemos a hidratar las 3 hojas de gelatina en agua fría.

Lavamos las frambuesas, apartamos 6 para la decoración y las demás las trituramos con ½ pocillo de agua y una cucharada de azúcar moreno.

Pasamos por un colador fino.

Separamos ½ pocillo de esta mezcla para la decoración.

Ponemos a calentar el resto y agregamos la gelatina hidratada y bien escurrida. Revolvemos hasta que se disuelva por completo. Dejamos reposar.

Vamos vaciando los quesos, sin sacarlos del envase. Lo hacemos con cuidado para no romper el fondo ni los laterales.


Cuando la gelatina empieza a enfriar, sin que esté cuajada, rellenamos los quesos.

Lo dejamos en el frigorífico una hora aproximadamente, como no es mucha cantidad de gelatina ya estará.

Con cuidado los sacamos del envase directamente en el plato de presentación.

Decoramos con la mezcla y la frambuesa que habíamos reservado.



O bien con el chocolate: ponemos a calentar al baño María un poco de chocolate hasta que se deshaga. Cubrimos el quesito con una buena capa.





domingo, 19 de junio de 2016

Batido amarillo.






Necesitamos:

El zumo de dos naranjas.
Una manzana.
2 zanahorias.
Agua (opcional).

Pelamos, partimos, batimos…así de fácil.

Si os gusta más líquido podéis poner más zumo o añadir agua, quedará igual de rico. 

No añadas azúcar, la fruta aporta suficiente.


¡A disfrutar!

viernes, 17 de junio de 2016

Bocadillo de lacón y pimientos.






Un bocadillo sencillo, con una mezcla de ingredientes clásica: carne y pimientos ¡un éxito seguro! ¡Perfecto para hacer en el descanso del partido de fútbol!

Necesitamos: dos rebanadas de pan, lacón asado, pimientos rojos asados, queso (que se funda), ajo, aceite y mostaza (opcional).

En un poco de aceite freímos unos dientes de ajo picados menudos; añadimos los pimientos asados en tiras y sofreímos un momento.

En una sartén bien caliente, con muy poco aceite, ponemos el lacón asado y lo doramos, por los dos lados.

En la plancha, bien caliente ponemos el pan untado con aceite; sobre una rebanada untamos mostaza (si la usamos), ponemos los pimientos, encima el lacón, unas lonchas de queso, tapamos con la otra rebanada de pan, también untada de mostaza y dejamos que se dore bien en la plancha.

Vamos a acompañarlo con una ensalada, patatas fritas y una cerveza y a esperar los goles.


viernes, 10 de junio de 2016

Batido verde.




Vitaminas, minerales, fibra, hidratante, saciante…RICO.




Necesitamos:
½ aguacate.
2 kiwis.
Zumo de mandarina (o de naranja).

Sencillito: pelamos y partimos el ½ aguacate y los kiwis, añadimos el zumo y batimos. La cantidad de zumo dependerá de lo espeso que nos guste. No es necesario poner azúcar pero…a vuestro gusto.


martes, 7 de junio de 2016

Ensalada de lentejas con arroz.


Pocas veces publico recetas de legumbres aunque son un plato habitual en mi casa. Hoy quiero compartir esta sencilla receta para animaros a seguir consumiendo legumbres aunque, según he oído, el calor empiece a sentirse por muchas zonas (en el norte todavía no lo hemos notado pero llegará, o eso espero).

Necesitamos por ración:
70g de lentejas.
30g de arroz.
1 zanahoria.
Una hoja de laurel y un trozo de cebolla.
1 huevo cocido.
Para la vinagreta: 3 partes de aceite OVE, una parte de vinagre, sal y ¼ de pimiento rojo.



Lavamos las lentejas y las ponemos a cocer en abundante agua con un trozo de cebolla, una hoja de laurel y sal. A media cocción ponemos la zanahoria partida en trozos grandes; queremos que esté cocida pero no demasiado, que conserve un punto crujiente. 

Cuando las lentejas estén cocidas ¡sin deshacerse! Las escurrimos y reservamos.
Supongo que se pueden usar lentejas de bote pero como nunca las he consumido no me atrevo a recomendarlas. 

Partimos la zanahoria en trozos más pequeños.
Cocemos el arroz en agua con sal. Escurrimos y reservamos.

Mientras vamos preparando la vinagreta: lavamos y partimos el pimiento en trocitos muy pequeños. Mezclamos y batimos el aceite, el vinagre y la sal. Probamos y rectificamos de sal si hace falta. Agregamos el pimiento. 

Pelamos y partimos en cuatro pedazos el huevo cocido.

Mezclamos las lentejas con el arroz, con cuidado para que queden enteras. Aliñamos la vinagreta y decoramos con el huevo cocido. ¡Y listo!


Creo que debe tomarse a temperatura ambiente, no del frigorífico.

Una última recomendación: comprad legumbre de calidad, ecológica, si la encontráis y de proximidad, de eso que llaman km 0. La diferencia de precio en una ración es casi insignificante y el resultado merece el esfuerzo: por nuestra salud y porque creamos un medio de vida a nuestro alrededor.




viernes, 3 de junio de 2016

Osobuco al horno con vino tinto.





El osobuco es un corte de carne de ternera, generalmente de la pata trasera, el morcillo con hueso. Es una carne muy jugosa que requiere una cocción larga y lenta para alcanzar su máximo “esplendor”.

Es frecuente que en la carnicería deshuesen el morcillo por lo que conviene encargarlo y pedir que nos lo corten en unas buenas rodajas algo gruesas.

Necesitamos:
Un trozo de carne por persona.
Hortalizas: una cebolla, 2 ó 3 puerros, 2 ó 3 zanahorias, unos dientes de ajo.
Un vaso de vino tinto bueno.
Un vaso de caldo de verduras o de carne.
Sal, un poco de harina, aceite y romero fresco.


Empezamos preparando la carne: quitamos la piel que rodea las piezas y hacemos unos pequeños cortes alrededor para evitar que se deforme la freír.

Salpimentamos, pasamos por harina y freímos. Vamos poniendo los trozos en una bandeja que pueda ir al horno.

Colamos el aceite de freír la carne y en una pequeña cantidad sofreímos los dientes de ajo pelados y enteros, la cebolla picada, los puerros en rodajas, las zanahorias peladas y en rodajas.

Cuando el sofrito empiece a ablandar ponemos el vino, subimos el fuego, dejamos evaporar el alcohol y cubrimos la carne. Ponemos unas ramitas de romero fresco.


Metemos la fuente en el horno caliente a 200º y dejamos que se cocine agregando caldo caliente en pequeñas cantidades a medida que haga falta para que siempre tenga salsa.

Se puede cubrir la fuente con papel de aluminio para evitar una evaporación excesiva y no tener que añadir tanto caldo.

Necesitará unas dos horas de horno para estar en su punto pero, como siempre, es mejor ir comprobando: cuando la carne se separa el hueso central fácilmente lo tenemos.  



Mientras se cocina se prepara el acompañamiento: patatas fritas, arroz blanco, una ensalada…

Como veis en las fotos no hay ninguna de la carne emplatada ¡porque no tuve ocasión de hacerlas! Estaban impacientes y hambrientos y no quise hacerles esperar.