lunes, 20 de abril de 2015

Espárragos en salsa verde.






Salsa verde: una salsa fácil, rápida de hacer, sencilla y versátil; con pocos ingredientes, de esos que siempre hay en casa; sirve para un pescado, unos mejillones, unas patatas hervidas, unos huevos cocidos…

Hoy para unos espárragos, en conserva.

Necesitamos:
Una lata de espárragos.
2 ó 3 dientes de ajo.
Unas ramas de perejil.
Una cucharadita de harina.
Una guindilla (opcional).
Y como siempre un poco de aceite de oliva virgen extra y sal.







En una sartén o cacerola, donde quepan los espárragos en una capa, sin superponerlos, ponemos 3 ó 4 cucharadas de aceite y los dientes de ajo laminados o picados y la guindilla, si la usamos.

Cuando empiezan a dorarse ponemos un poco de harina y damos unas vueltas para que se sofría.

Añadimos el agua de la lata de espárragos y dejamos hervir 1 minuto; agregamos el perejil picado y los espárragos.

1 minuto y ¡listo!

También podéis rebozar, con harina y huevos, los espárragos antes de ponerlos en la salsa. Son unas "poquitas" más de calorías pero es un plato muy rico.

miércoles, 8 de abril de 2015

Paté de lombarda.





Un paté vegetal muy suave y sabroso. Ideal para tomar untado en unas tostadas de pan o en unos tortos de maíz.

Es muy sencillo de hacer. En la nevera, tapado puede durar varios días,  3 ó 4, aunque en mi casa no duró y eso que no son unos fans de la lombarda.


Necesitamos:
Una cebolla picada menuda.
El doble de lombarda, también picada menuda y sin los nervios blancos.
Una manzana.
2 ó 3 cucharadas de almendra molida.
Y como casi siempre un poco (2 cucharadas aproximadamente) de aceite y un pellizco de sal.

En una pota ponemos el aceite, la cebolla y la lombarda con la sal a sofreír despacio unos 10 minutos o hasta que veamos que empieza a estar blando.

Añadimos la manzana y dos cucharadas de agua. Tapamos y dejamos que se cocine despacio dándole vueltas de vez en cuando, hasta que se puede deshacer con la presión de la cuchara.

Lo trituramos y añadimos la almendra; revolvemos para homogeneizar la mezcla y dejamos enfriar.

No lo trituré con batidora, simplemente lo machaque con un tenedor, porque quería que quedara una textura menos fina, pero eso va en gustos.
Podéis batir con la batidora a la vez que añadís un hilo de aceite para que emulsione.


Si os apetece otro sabor este de zanahoria os puede interesar.