sábado, 27 de junio de 2015

Galletas de avena y plátano.




Vamos a preparar unas galletas un poco distintas de las habituales. Son distintas porque lo que no tienen: ni harina, ni huevo, ni azúcar. Y por lo que sí tienen: plátano y avena.

La textura y el sabor a mí me recuerda mucho al de las barritas energéticas.

Necesitamos:
Dos plátanos muy maduros; esto es importante tienen que estar bien, bien maduros.
75 gramos de avena.
50 gramos de uvas pasas.


Empezamos machacando con un tenedor los plátanos hasta hacer un puré; añadimos la avena y las pasas y revolvemos bien hasta hacer una mezcla homogénea. 

Sobre un papel de horno y con la ayuda de dos cucharas vamos poniendo porciones de masa, dándoles forma redondeada y con más o menos grosor según nos guste: cuando más finas más crujientes.


Podemos ponerlas bastante juntas ya que no aumentan de tamaño.

Al horno a 180º durante unos 20 ó 25 minutos. Cuando las saquemos las ponemos sobre una rejilla hasta que enfríen.


Partiendo de los ingredientes básicos, plátano y avena, podemos hacer  muchas variante: sustituir las uvas pasas por avellanas o por nueces partidas en trocitos o añadir una cucharadita de canela molida o, si nos gustan más dulces, una cucharada de azúcar moreno, o…

lunes, 22 de junio de 2015

Tortilla rellena de champiñones.





La de hoy es una de esas recetas que yo llamo “un pequeño gran placer”: la humilde tortilla de patata, con un detalle, un relleno de champiñones al ajillo.

Esta tortilla acompañada de una ensalada y de un culín de sidra o una caña hace una cena perfecta.


Preparamos los champiñones al ajillo, para ello necesitamos:

Champiñones, unos dientes de ajo, sal y aceite.

Limpiamos los champiñones, sin mojarlos y los partimos. Pelamos y picamos los dientes de ajo y, en un poco de aceite los freímos; cuando empiezan a tomar color ponemos los champiñones, un poco de sal y dejamos que se hagan. Tiene que evaporarse toda el agua que sueltan. Se puede poner una guindilla si queréis un toque picante.



Hacemos la tortilla friendo las patatas y la cebolla. Batimos los huevos y mezclamos. Lo repartimos en dos partes iguales.

Cuajamos una mitad del preparado en una sartén y sin darle vuelta la sacamos a un plato dejando la parte sin cuajar hacia arriba. 



 

Cuajamos la otra mitad de la preparación y sobre ella colocamos los champiñones, en el centro, sin llegar a los bordes.



Tapamos con la mitad reservada, dejando la parte cuajada hacia arriba; este paso es el más “complicado”.

Aplastamos un poquito la tortilla para igualarla y que termine de sellar por los laterales. 

La sacamos y servimos.